SOY DEFENSOR DE DDHH

ACREDITACIÓN Y CERTIFICACIÓN INTERNACIONAL:  Diplomado

SOY DEFENSOR DE DDHH

ACREDITACIÓN Y CERTIFICACIÓN INTERNACIONAL:  Diplomado

¿Qué es el DIH (Derecho Internacional Humanitario)?

El derecho internacional humanitario (DIH) es un conjunto de normas que, por razones humanitarias, trata de limitar los efectos de los conflictos armados. Protege a las personas que no participan o que ya no participan en los combates y limita los medios y métodos de hacer la guerra. El DIH suele llamarse también "derecho de la guerra" y "derecho de los conflictos armados".


Objetivo del modulo

 

En este módulo profundizaremos en el tema: EL DERECHO INTERNACIONAL HUMANITARIO 

 

Para tal fin te solicitamos por favor leer atentamente las instrucciones, ver los videos, consultar los materiales de las lecturas de apoyo y diligenciar la evaluación. Es importante que investigues más sobre el tema por tu propia cuenta para poder complementar las respuestas.

 

Competencias a formar:

 

La persona en formación, estará, al final de este módulo en capacidad de entender, aplicar y explicar los principios fundamentales del tema desde un punto de vista critico enmarcado en su entorno social.

 

Metas:

 

Entender los conceptos basicos del derecho internacional humanitario, alcances y limites.

Asimilar los conceptos generales del módulo para tener la capacidad de desarrollar la evaluación de manera exitosa.

Complementar los conocimientos adquiridos mediante la investigación autónoma.

Aplicar los conocimientos adquiridos en el medio social y laboral.


El DIH es parte del derecho internacional, que regula las relaciones entre los Estados. Está integrado por acuerdos firmados entre Estados –denominados tratados o convenios–, por el derecho consuetudinario internacional que se compone a su vez de la práctica de los Estados que éstos reconocen como obligatoria, así como por principios generales del derecho. El DIH se aplica en situaciones de conflicto armado. No determina si un Estado tiene o no tiene derecho a recurrir a la fuerza. Esta cuestión está regulada por una importante parte – pero distinta– del DIH, que figura en la Carta de la ONU

El origen del DIH se remonta a las normas dictadas por las antiguas civilizaciones y religiones. La guerra siempre ha estado sujeta a ciertas leyes y costumbres. La codificación del DIH a nivel universal comenzó en el siglo XIX. Desde entonces, los Estados han aceptado un conjunto de normas basado en la amarga experiencia de la guerra moderna, que mantiene un cuidadoso equilibrio entre las preocupaciones de carácter humanitario y las exigencias militares de los Estados. En la misma medida en que ha crecido la comunidad internacional, ha aumentado el número de Estados que ha contribuido al desarrollo del DIH. Actualmente, éste puede considerarse como un derecho verdaderamente universal. El DIH se encuentra esencialmente contenido en los cuatro Convenios de Ginebra de 1949, en los que son parte casi todos los Estados. Estos Convenios se completaron con otros dos tratados: los Protocolos adicionales de 1977 relativos a la protección de las victimas de los conflictos armados. Hay asimismo otros textos que prohíben el uso de ciertas armas y tácticas militares o que protegen a ciertas categorías de personas o de bienes. Son principalmente:

• la Convención de la Haya de 1954 para la protección de los bienes culturales en caso de conflicto armado y sus dos Protocolos;

• la Convención de 1972 sobre Armas Bacteriológicas; 

• la Convención de 1980 sobre Ciertas Armas Convencionales y sus cinco Protocolos;

• la Convención de 1993 sobre Armas Químicas;

• el Tratado de Ottawa de 1997 sobre las Minas Antipersonal;

• el Protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño relativo a la participación de niños en los conflictos armados.

Ahora se aceptan muchas disposiciones del DIH como derecho consuetudinario, es decir, como normas generales aplicables a todos los Estados. El DIH sólo se aplica en caso de conflicto armado. No cubre las situaciónes de tensiones internas ni de disturbios interiores, como son los actos aislados de violencia. Sólo es aplicable cuando se ha desencadenado un conflicto y se aplica por igual a todas las partes, sin tener en cuenta quien lo inició. El DIH distingue entre conflicto armado internacional y conflicto armado sin carácter internacional. En los conflictos armados internacionales se enfrentan, como mínimo, dos Estados. En ellos se deben observar muchas normas, incluidas las que figuran en los Convenios de Ginebra y en el Protocolo adicional I.

En los conflictos armados sin carácter internacional se enfrentan, en el territorio de un mismo Estado, las fuerzas armadas regulares y grupos armados disidentes, o grupos armados entre si. En ellos se aplica una serie más limitada de normas, en particular las disposiciones del artículo 3 común a los cuatro Convenios de Ginebra y el Protocolo adicional II. Es importante hacer la distinción entre derecho internacional humanitario y derecho de los derechos humanos. Aunque algunas de sus normas son similares, estas dos ramas del derecho internacional se han desarrollado por separado y figuran en tratados diferentes. En particular, el derecho de los derechos humanos, a diferencia del DIH, es aplicable en tiempo de paz y muchas de sus disposiciones pueden ser suspendidas durante un conflicto armado. 

El DIH cubre dos ámbitos:

• La protección de las personas que no participan o que ya no participan en las hostilidades.

• Una serie de restricciones de los medios de guerra, especialmente las armas, y de los métodos de guerra, como son ciertas tácticas militares. 

El DIH protege a las personas que no toman parte en las hostilidades, como son los civiles y el personal médico y religioso. Protege asimismo a las personas que ya no participan en los combates, por ejemplo, los combatientes heridos o enfermos, los náufragos y los prisioneros de guerra. Esas personas tienen derecho a que se respete su vida y su integridad física y moral, y se benefician de garantías judiciales. Serán, en todas las circunstancias, protegidas y tratadas con humanidad, sin distinción alguna de índole desfavorable.

En particular, está prohibido matar o herir a un adversario que haya depuesto las armas o que esté fuera de combate. Los heridos y los enfermos serán recogidos y asistidos por la parte beligerante en cuyo poder estén. Se respetarán el personal y el material médico, los hospitales y las ambulancias. Normas específicas regulan asimismo las condiciones de detención de los prisioneros de guerra y el trato debido a los civiles que se hallan bajo la autoridad de la parte adversa, lo que incluye, en particular, su mantenimiento, atención médica y el derecho a corresponder con sus familiares. El DIH prevé, asimismo, algunos signos distintivos que se pueden emplear para identificar a las personas, los bienes y los lugares protegidos. Se trata principalmente de los emblemas de la cruz roja y de la media luna roja, así como los signos distintivos específicos de los bienes culturales y de la protección civil.

El DIH prohíbe, entre otras cosas, los medios y los métodos militares que:

• no distinguen entre las personas que participan en los combates y las personas que no toman parte en los combates, a fin de respetar la vida de la población civil, de las personas civiles y los bienes civiles;

• causan daños superfluos o sufrimientos innecesarios;

• causan daños graves y duraderos al medio ambiente.

El DIH ha prohibido, pues, el uso de muchas armas, incluidas las balas explosivas, las armas químicas y biológicas, las armas láser que causan ceguera y las minas antipersonal.

(www.cicr.com)

 



Como defensor o defensora de DDHH, ¿Cual es mi papel en un conflicto armado?

Cuando una persona asume el reto de representar y defender los derechos de quienes se consideren victimas de los abusos de los actores del conflicto armado, debe saber que esta desarrollando una labor tan comleja como delicada.

En primer lugar debe asegurarse de entender el marco legal, los limites de su funcion y los principios que rigen las confrontaciones belicas, segun lo aprendido en las lecciones anteriores. 

También es fundamental entender que un Defensor o una defensora de Derechos humanos NO ES UN POLICIA ni un agente del estado, ni esta blindado, por lo que su integridad fisica y la de su familia debe primar sobre cualquier cosa. No siempre las partes en conflicto estaran en disposición de respetar la dignidad de los defensores y las defensoras, por lo que es básico, antes de ingresar a una zona de conflicto, indagar, investigar y documentarse fretne al concepto que las partes tiene de su trabajo con el fin de no terminar siendo una víctima mas en el combate.

Frecuentes son los casos en los que se deben invertir ingentes esfuerzos y recursos para rescatar defensores y defensoras de Derechos humanos por no acatar las instrucciones de seguridad impartidas por las autoridades. Pertenecer al Sistema interamericano de Defensores de Derechos Humanos, no implica ningun reconocimiento obligatorio paral os compatientes, por lo que la primera obligacion de un defensor o una defensora de DDHH debe ser la prudencia al momento de actuar. En zonas de conflicto el uso de los elementos externos de identificacion es OBLIGATORIO. Si un defensor o una defensora de Derechos Humanos es capturado, herido o muerto en una accion bélica y las partes en conflicto no pueden visibilizarle o diferenciarle, o sencillamente no porta ninguna identificacion de su labor, sera materialmente imposible ejercer el seguimiento y activar los mecanismos de alerta por parte de la OIPPDS. Un Defensor o defensora de DDHH, hechas las salvedades anteriores, debe denunciar las arbitrariedades cometidas por los agentes del estado y las violaciones a los DDHH cometidas por los demas autores del conflicto ante los organismos nacionales e internacionales encargadso del control y la proteccion de la poblacion civil. PARA TENER EN CUENTA: Cuando un defensor o defensora activos del Sistema Interamericano de defensores y defensoras de DDHH de la OIPPDS, ejerce su actividad en zonas de conflicto y confrontacion, es muy imprtante que avise al sistema, para poder ejercer control y monitoria de su permanencia, trabajo y regreso a salvo.


EVALUACIÓN MÓDULO QUINTO

Por favor diligencia este formulario de evaluación para evidenciar tu formación:

EVALUACION MÓDULO 5

Envía tus preguntas y sugerencias  al correo:

formacion@oippds.org